Cuándo y Por Qúe Usted debería Refinanciar su Casa

refiananciacion

04 Dec Cuándo y Por Qúe Usted debería Refinanciar su Casa

La refinanciación de una hipoteca significa el pago de un préstamo existente al reemplazarlo por uno nuevo. Hay muchas razones por las cuales se busca refinanciar la propiedad:

  • La oportunidad de obtener una tasa de interés más baja;
  • la posibilidad de acortar el plazo de su hipoteca;
  • el deseo de cambiar de una hipoteca de tasa ajustable (ARM) a una hipoteca de tasa fija, o viceversa;
  • la oportunidad de aprovechar la plusvalía de su hogar;
  • y el deseo de consolidar deudas.

Asegurar una Tasa de Bajo Interés

Una de las mejores razones para refinanciar es cuando se quiere bajar la tasa de interés de su préstamo existente. Históricamente, la regla de oro es que vale la pena refinanciar si usted podría reducir su tasa de interés en al menos un 2%. Hoy en día, muchos prestamistas dicen que 1% de ahorro es un incentivo suficiente para refinanciar.

La reducción de la tasa de interés no sólo le ayuda a ahorrar dinero y reducir el tamaño de su pago mensual, sino que también acelera la velocidad con la que se construye plusvalía (equity) en su casa, . Por ejemplo, digamos que una hipoteca de tasa fija a 30 años con una tasa de interés del 9% en una casa de $ 100,000 tiene un pago de principal e interés de $ 804.62. Ese mismo préstamo al 6% reduciría su pago a $ 599.55.

Acortar el plazo del préstamo

Cuando las tasas de interés bajan, los propietarios tienen la oportunidad de refinanciar un préstamo existente por otro préstamo que, sin mucho cambio en el pago mensual, tiene un plazo más corto. Para la hipoteca de tasa fija a 30 años del ejemplo anterior, en una casa de $ 100,000, la refinanciación de 9% a $ 5.5% cortaría el plazo en la mitad a 15 años, con sólo un ligero cambio en el pago mensual de $ 804,62 a $ 817,08.

Conversión entre Hipotecas de Tasa Fija y Tasa Ajustable

Mientras una ARM (Tasa Ajustable) comienza ofreciendo tasas más bajas que las hipotecas de tasa fija, los ajustes periódicos a veces resultan en el aumento de las tasas superando así la tasa disponible que se obtiene a través de una hipoteca de tasa fija. Cuando esto ocurre, cambiar a una tasa fija de hipoteca resulta en una menor tasa de interés, y también elimina la preocupación por futuros incrementos.

La conversión a un ARM puede ser una buena idea, especialmente para los propietarios que no planean quedarse en su casa por más de unos pocos años. Si las tasas de interés están cayendo, estos propietarios pueden reducir la tasa de interés de su préstamo y pago mensual, sin tener que preocuparse por el aumento de las tasas de interés en el future.

Plusvalía (Equity) y Consolidación de Deudas

A menudo, los propietarios acceden a la plusvalía en sus hogares para cubrir grandes gastos, como los costos de remodelación de su casa o la educación universitaria de un hijo. Esta clase de financiación se puede justificar al señalar que la remodelación agrega valor a la casa o que la tasa de interés del préstamo hipotecario es menor que la tasa en el dinero prestado de otra fuente. Otra justificación es que el interés de las hipotecas es deducible de impuestos. Si bien estos argumentos pueden ser verdad, el aumentar el número de años que usted debe en su hipoteca es rara vez una decisión financiera inteligente.

Muchas personas refinancian con el fin de consolidar sus deudas. A primera vista, la sustitución de deuda de alto interés por una hipoteca de bajo interés es una buena idea. Por desgracia, la refinanciación no trae consigo una dosis automática de prudencia financiera. En realidad, un gran porcentaje de personas que se han endeudado en tarjetas de crédito, automóviles y otras compras con alto interés, y que gracias a la refinanciación de la propiedad han podido saldar sus deudas, vuelven a endeudarse al utilizar el nuevo crédito disponible.

Conclusión

Algunas de estas motivaciones tienen ventajas y desventajas. Y debido a que la refinanciación también tiene costos al igual que la hipoteca original, es importante determinar si su razón de refinanciación ofrece verdadero beneficio.

La refinanciación puede ser una gran estrategia financiera si: se reduce el pago de la hipoteca, se acorta el plazo de su préstamo o ayuda a construir la plusvalía (equity) más rápidamente. Si se utiliza con cuidado también puede ser una valiosa herramienta para mantener sus deudas bajo control. Antes de refinanciar tome una mirada cuidadosa a su situación financiera, y pregúntese: ¿Cuánto tiempo planeo seguir viviendo en la casa? ¿Y cuánto dinero voy a ahorrar mediante la refinanciación?

Gaston Gregorio Portrait 1 Transparent

Llámeme hoy al 305.266.7389 por cualquier duda o complete el formulario de refinanciación y me pondré en contacto a la brevedad.